Welcome, Guest. We're glad you're here.

Septiembre 26

ESCRITURA:
“Y el que no lleva su cruz y viene en pos de Mí, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14:27).

TESORO BÍBLICO:
La cruz no solamente nos salva, sino que continúa santificándonos. ¿Ha leído lo que Jesús dijo? “Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Marcos 8:34b).

Mucha gente piensa que esto significa que nuestra “cruz” es una enfermedad, o un cónyuge incrédulo, o un jefe déspota. Sin embargo, una cruz no es algo puesto a la fuerza sobre usted y sobre lo cual no tiene ninguna opción. La cruz es algo que usted volitivamente acepta. Jesús puso su vida voluntariamente, y nos pide que hagamos lo mismo. Su cruz es cuando usted voluntariamente muere a sí mismo, y realiza esto al decir “¡No!” al pecado y a su ego, y “¡Sí!” a Cristo.

PUNTO DE ACCIÓN:
Ofrezca esta oración de entrega Dios hoy: “Padre, perdóname por ponerme yo en primer lugar, y Tú en segundo. Perdóname por no tomar mi cruz para seguirte. Dame la gracia de morir a mí mismo, y de morir para aquellas cosas en mi vida que no traen gloria para Ti, y mantenme muy cerca de Ti.”