Septiembre 20

ESCRITURA:
“Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en Mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto” (Juan 15:1).

TESORO BÍBLICO:
Cuando Salomón construyó el templo, utilizó 8.000 picapedreros. Ellos cortaron y cincelaron, dieron forma a las piedras, en las mismas canteras, antes de traer cientos y cientos de piedras al monte del templo. ¿Por qué? Porque Salomón no quería que se escuchara el sonido de martillos y cinceles en el sitio de la construcción del templo. De la misma manera, usted es parte de las “piedras vivas” de Su templo, y Dios lo está formando aquí, en esta cantera llamada Tierra. Y parte de ese “cincelar” llega en forma de persecución. Así que, no mire a sus perseguidores como a enemigos, sino como a picapedreros de Dios.

PUNTO DE ACCIÓN:
La próxima vez que alguien le critique, se burle de usted, o le insulte, ofrezca a Dios la siguiente oración: “Gracias, Señor, por traer a mi vida otro picapedrero.” Amigo (a), le podemos asegurar que no es nada fácil el decir, sinceramente, una oración así. Pero recuerde: Dios le está cincelando para que sea lo que debe ser.