Bringing people to Christ
and maturing them in faith

InicioDescúbra A JesusFortalezca Su FeSu Ofrenda de AmorAcerca De EAQV

¿Desea recibir nuestros Devocionales diarios por correo electrónico? Visite OnePlace.com provea su correo o “e-mail address” y pulse “sign up” o subscríbase.

Administrador de página web, posee PERMISO para PUBLICAR el ENLACE (“link”) de los devocionales diarios de EL AMOR QUE VALE: http://www.lwf.org/devocionales Este EFECTIVO método lleva a sus lectores directamente a los más recientes, sin necesidad de personal para programarlos.

Septiembre 12

ESCRITURA:
“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18).

TESORO BÍBLICO:
Cada rebelde tiene su razón para sus acciones. Usted seguramente habrá escuchado a algún jovencito decir: “Bueno, mi papá bebe. Así que yo fumo marihuana.” Ese es un razonamiento irracional, lo menciona 2 Pedro 2:12: “Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición.”

El joven al que hicimos referencia hace algunos segundos no piensa que debe obedecer a su padre. Y su razonamiento aún va más allá: “Bueno, él no es digno de mi obediencia.”

¿Sabe quiénes son los únicos que pueden demandar padres perfectos? ¡Hijos perfectos! La única persona que puede demandar tener un pastor perfecto, es un miembro perfecto de la congregación. La única persona que puede demandar tener políticos perfectos, es el ciudadano perfecto. Nunca hay una licencia para la rebelión. Hay maneras de razonar juntos en la iglesia, en el hogar, y en el gobierno. Un espíritu de rebelión pondrá de rodillas a cualquier nación.

PUNTO DE ACCIÓN:
Segunda Corintios 5:21 dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.” Jesús dio su vida por usted. Pregúntese qué es lo que usted debe hacer en respuesta. Ahora, ¡vaya y hágalo!