Welcome, Guest. We're glad you're here.

Octubre 22

ESCRITURA:
“Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego” (1 Corintios 3:15).

TESORO BÍBLICO:
En mil años, algunas de las cosas que usted piensa que son muy importantes ahora no serán tan importantes: su césped meticulosamente cortado, quién ganó el campeonato del Súper Bowl, la fecha del baile de graduación, la marca y modelo de su coche. Ahora bien, estas cosas no tienen nada de malo, pero deseo preguntarle: ¿Qué existe en su vida que permanecerá cuando las montañas se derrumben? ¿Cuándo las estrellas caigan de su órbita? ¡La madera, heno, hojarasca se consumirán en las llamas! Sin embargo, “si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa” (1 Corintios 3:14). Las cosas se verán muy diferentes a la luz de la eternidad.

PUNTO DE ACCIÓN:
¿Es usted un inversionista ―no en acciones, bonos o bienes raíces― sino en las almas de los hombres? Si no, permítame motivarle, o mucho mejor, permítame exhortarle a invertir su tiempo, sus talentos y sus tesoros en aquellas cosas que le importan más a Dios.