Octubre 21

ESCRITURA:
“ABSTENEOS de toda especie de MAL. Y el mismo Dios de paz os SANTIFIQUE por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:22-23).

TESORO BÍBLICO:
Dios espera que seamos SANTOS. Sin embargo, cuando la mayoría de la gente habla de santidad, se pone un poco nerviosa. Las personas están interesadas en el cielo y en el más allá, pero no en SANTIDAD aquí y ahora. Se interesan en la salud, la felicidad, incluso en ser bienhechores o caritativos, pero no en la santidad. Tuve el privilegio hace unos años de pasar un día en oración con el Dr. Billy Graham y otros varones. Al estar sentados alrededor de una mesa, Billy Graham dijo algo que nunca olvidaré. Él dijo: “Caballeros, anhelo ser santo. Quiero ser un hombre santo. Oren por mí que sea santo.”

PUNTO DE ACCIÓN:
¿Puede usted decir: “Más que todo en este mundo, ansío ser SANTO.”? Si no puede, entonces pase un tiempo hoy pidiéndole a Dios que su corazón se vuelva hacia Él y que le dé el deseo de VIVIR una VIDA SANTA.