Octubre 18

ESCRITURA:
“Comerán los humildes, y serán saciados; alabarán a Jehová los que le buscan; vivirá vuestro corazón para siempre” (Salmo 22:26).

TESORO BÍBLICO:
¿Sabe por qué las personas se tropiezan con páginas de Internet inapropiadas? Quizás usted mismo lucha en esta área. Es porque no se están alimentando de Jesús. Ellos buscan satisfacción en los placeres malévolos de este mundo, en lugar de las promesas eternales. Suponga que usted acaba de terminar una maravillosa cena y alguien toca a su puerta. Usted abre la puerta y le ofrecen un plato lleno de migajas añejas: “Tome esto, cómaselo.” Usted respondería: “No gracias, no lo necesito. Estoy satisfecho.” Cuando usted se deleita en la benevolencia de Jesús, no irá a un callejón oscuro a comer latas con las cabras del diablo. “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a Mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en Mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6:35).

PUNTO DE ACCIÓN:
La próxima vez que vaya rumbo a la Iglesia, note el número de personas que no asisten; ore por ellas. Pídale a Dios que les haga tener sed y hambre de Él.