Octubre 14

ESCRITURA:

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; mas su corazón no está contigo” (Proverbios 23:7).

TESORO BÍBLICO:
Una maestra le pidió a un niñito que terminara este proverbio: “La limpieza es próxima a…” Y él le contestó: “La limpieza es próxima a la imposibilidad.” Bueno, amigo, el niñito no estaba tan lejos de la verdad, ¿o lo estaba? Es asombroso lo que la gente hace con el fin de tratar de purificarse a sí mismos: ayunan, oran, se arrodillan, caminan, se auto-flagelan, invernan, se aíslan. Con todo, tristemente descubren que el esfuerzo humano no es el camino a la pureza porque continúan con una mente mundana. Antes de pretender poseer una vida de pureza, debemos tener una vida de pensamiento limpia. Dios trabaja de adentro hacia fuera. Él conoce que usted no puede purificar el agua contaminada con tan sólo pintar el pozo por fuera.

PUNTO DE ACCIÓN:
¿Lucha usted con pensamientos carnales? Entonces, pregúntese lo siguiente: 1) ¿Estos pensamientos me ayudan a amar más a Dios y a las personas?; 2) ¿Confío verdaderamente en Dios para que Él resuelva esta situación?; 3) ¿He clamado a Dios para que me ayude a tomar cautivo estos pensamientos y llevarlos a la obediencia de Cristo?