Welcome, Guest. We're glad you're here.

Noviembre 25

ESCRITURA:
“Que si CONFESARES con tu boca que Jesús es el Señor, y CREYERES en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9).

TESORO BÍBLICO:
¿Alguna vez ha hecho algo tan horrible que ha servido tiempo en prisión? Quizás mató a alguien, abusó de un niño, hizo un desfalco o violó a alguien. Para muchos, usted es un criminal aborrecible y el sistema judicial ha declarado que no posee ningún valor redentor para la humanidad. Bueno, estoy aquí para decirle, que Dios puede cambiar todo eso. Dios dijo: “Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18b). Toda mancha, toda imperfección, toda suciedad que haya sobrevenido sobre su alma puede ser limpiada por la SANGRE de Jesús. Jesús dijo: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí; y al que a Mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

PUNTO DE ACCIÓN:
Alábele así: “Señor Jesús, gracias porque mis pecados que eran como la grana como la nieve fueron emblanquecidos por tu SANGRE; que aunque rojos como el carmesí lavados fueron como blanca lana. Gracias mi Salvador porque a Ti vine y nunca me echas fuera. Amen.”