Bringing people to Christ
and maturing them in faith

InicioDescúbra A JesusFortalezca Su FeSu Ofrenda de AmorAcerca De EAQV

¿Desea recibir nuestros Devocionales diarios por correo electrónico? Visite OnePlace.com provea su correo o “e-mail address” y pulse “sign up” o subscríbase.

Administrador de página web, posee PERMISO para PUBLICAR el ENLACE (“link”) de los devocionales diarios de EL AMOR QUE VALE: http://www.lwf.org/devocionales Este EFECTIVO método lleva a sus lectores directamente a los más recientes, sin necesidad de personal para programarlos.

Julio 8

ESCRITURA:
“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3).

TESORO BÍBLICO:
¿Sabía que el temor puede hacer que usted olvide cosas? No hablamos de olvidar un número telefónico o el nombre de una persona, aunque eso puede suceder también. Mas bien nos referimos al temor que causa que usted se olvide de las bendiciones, del ungimiento, del poder de Dios, y de todas las posesiones que usted tiene porque ya es salvo. Le sucedió a Timoteo, quien fue poderosamente dotado por Dios para el ministerio que Él mismo le había dado, y sin embargo, en medio del temor, se olvidó de esto, y Pablo tuvo que recordárselo (vea 2 Timoteo 1:6). Timoteo había apartado sus ojos de Dios, y se enfocó en el temor tanto, que no podía ver nada más.

Permítanos decirle algo: usted ha sido tremendamente bendecido. Pero si usted tiene su mente turbada por el temor, entonces no podrá ver sus bendiciones en Cristo. El temor expulsará cada rayo de luz de su alma, diluirá el azul de su cielo, y sacará el gozo de su vida.

PUNTO DE ACCIÓN:
Es tiempo de despertar y contar sus bendiciones. Pablo nos dice que los creyentes son bendecidos con toda bendición espiritual. Amigo (a), es tiempo de reclamar lo que ya tiene en Cristo. Invierta unos minutos repasando el alfabeto y agradeciendo a Dios por algo que comience con cada letra. Por ejemplo: el Amor de Dios; la Belleza del Creador; el Consuelo del Espíritu Santo; la Dádiva de su gracia, etc.