Welcome, Guest. We're glad you're here.

Febrero 10

ESCRITURA: 

“Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia” (2 Pedro 1:4).

TESORO BÍBLICO:
Algunos destruyen la doctrina que cuando una persona es salva siempre es salva. Ellos piensan que si eso fuese verídico, entonces podrían pecar todo lo que quisieran. Como decía el pastor Rogers: “Yo peco todo lo que quiero. ¡Yo no quiero pecar!” Si lo único que evita que usted peque es el temor de perder su salvación, nos preguntamos si verdaderamente se ha entregado totalmente a Dios y le ha pedido que le salve. Pedro nos enseña que hemos llegado “a ser participantes de la naturaleza divina”. ¿Significa eso que usted no pecará más? No. Sin embargo, antes de ser salvos, corremos al pecado, una vez salvos nos alejamos corriendo del pecado. Podemos resbalar, pero somos salvos. El deseo del creyente es vivir pura y limpiamente para la gloria de Dios.

PUNTO DE ACCIÓN:
¿Y qué de usted? ¿Posee el deseo de ser santo? ¿O trata la doctrina de la seguridad de la salvación como una licencia para llevar un estilo de vida pecadora?

Este devocional procede de los mensajes del Dr. Adrián Rogers del Ministerio EL AMOR QUE VALE www.elamorquevale.org &nb... gratuitamente en: http://www.oneplace.com/ministries/el-amor-que-vale/listen/broadcast-archives.html

Véanos en línea en http://www.lightsource.com/ministry/el-amor-que-vale/

Prohibida toda reproducción para la venta. Prohibida la producción o reproducción de los materiales de EL AMOR QUE VALE en video o audio.